Carta a Federico García Lorca

Queridísimo Federico:

No sé por dónde empezar. Se me atropellan las ideas por todo lo que quiero decir.  Confieso que te quiero como si fueses de la familia. Poco a poco fuiste colándote por nuestra casa, por las baldas de nuestra biblioteca y, lo más importante, por nuestra mente. Hasta el punto de que cuando estamos de bajón decimos “vamos a ver a Federico”. Y ahí que nos plantamos, en tu casa de Fuente Vaqueros o en la Huerta de San Vicente y, oye, ¡venimos como nuevas!

El otro día, mi amigo José Luis dijo: “destruyeron a Lorca, y nos mataron a todos un poco”. Tiene tantísima razón. Recuerdo, como si lo viviese ahora, cuando mi profesora Juanibel explicó tu asesinato. Yo la miraba, y no había justificación para ese horrible crimen. Y, desde entonces, me sentí menos viva. La vida era mejor contigo, Federico.

Leer más…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s